CENTRO DE REDACCIÓN



Seis situaciones que pueden hacer fracasar tu gran idea de negocio

Octubre 18, 2016 9:12 AM |
Alcance_legal

Muchas personas tienen grandes ideas pero pobre ejecución. Hay muchos factores que influyen en el éxito de un negocio, pues el éxito en sí mismo no radica en la idea que se tiene sino en la manera cómo se ejecuta y la manera en la qué evaluas –con objetividad– la viabilidad financiera de tu negocio y de los efectos qué tiene en tu vida personal.

Si eres de esas personas con una excelente idea de negocio; innovadora, única y disruptiva, debes tener la capacidad de analizar lo qué significa tener un negocio propio –con sus ventajas y desventajas– y estudiar muy detalladamente cada aspecto del mismo. 

1. Crees que puedes crecer tu negocio sin ninguna ayuda

Muchas personas inician su camino de emprendimiento sin los ahorros suficientes o sin el músculo financiero necesario para sobrevirir, convencidos de que con su idea y con un poco de suerte podrán convertir su idea en una empresa millonaria. Antes de decidir renunciar, debes tener en cuenta la realidad; tú realidad. No importa de qué se trate tu negocio, hay gastos y costos en los que obligatoriamente tendrás que incurrir sin recibir un solo peso, situación que puede demorarse más de lo que tus proyecciones te indican, monetizar un negocio no es un trabajo de un día, una semana o un mes: es un proceso que toma tiempo, demasiado tiempo.

Considera revisar tu situación financiera, analiza si tienes la posibilidad de financiar tu emprendimiento sin la posibildiad de recibir un salario, mientras monetizas tu gran idea de negocio.

2. No tener un plan de negocios

No estamos hablando de hacer un tratado dónde expliques cada punto de tu negocio y hagas proyecciones para cualquier evento posible, acuerdate que el futuro es incierto. Sin embargo, te recomendamos hacer un “Business Canvas” y unas proyecciones mínimas de crecimiento. No te preocupes por el punto de equilibrio, los grandes negocios tardaron más de lo que tu crees para obtener rendimientos o ser auto sostenibles.

3. Un hecho vale más que mil palabras

No seas de esos emprendedores que tienen grandes ideas pero cero ejecución. Si, es muy emocionante contarle al mundo tus ideas y ver como todos te corresponden, pero más que ideas lo que necesitas es ejecución, lo que queda en papel se lo lleva el viento o lo aprovecha un tercero, nunca lo olvides. Una cosa es emocionarse por la idea que tienes, pero si eres incapaz de lanzar tu proyecto y de ver más allá, emprender tal vez no es la mejor movida.

4. No entender tu negocio

Muchos negocios fracasan por la subjetividad de sus fundadores. Una cosa es entender tu idea de negocio y otra entender tu negocio, la realidad del mercado puede no ser lo que esperabas y tu capacidad de reaccionar frente al día a día es determinante, la fantasía siempre es diferente a la realidad. Debes hacer un esfuerzo por hacer un analisis juicioso del mercado, si es posible hablar con personas que sean dueñas de un negocio parecido y puedas aprender de sus logros y fracasos.

5. No ponerse la camisa de “todero”

Una de las mejores cosas que tiene emprender es aprender. Cuando un negocio está listo para ser lanzado, tienes que saber la cantidad de trabajo que va a recaer en ti. No inicies un negocio negándote a realizar ciertas actividades que no te gustan, no sabes o no te dan miedo. Cuando empiezas un negocio tienes que tener la capacidad de ponerte diferentes camisas y estar comprometido con tu negocio y con su crecimiento, negarte a realizar ciertas actividades puede desembocar en un gran fracaso, por lo que tienes que mirarle el lado bueno a la historia: vas aprender como nunca antes habías aprendido, tendrás que saber de contabilidad, administración, mercadeo, redes sociales, etc. De eso se trata empezar tu negocio, de tener la posibilidad de aprender sobre cosas diferentes a tu especialidad, es salir de tu zona de confort por completo.

6. Pensar que no tienes competencia

Uno de los grandes errores que puedes cometer durante tu camino como emprendedor es pensar que no tienes competencia o pensar que es imposible que alguien monté un negocio similar. No hay nada más alejado de la realidad que pensar que no se tiene competencia, siempre tendrás competencia, sea directa o indirecta, y menospreciarla es el error más grave que puedes cometer. Analiza muy bien tu mercado y revisa qué necesidades estás supliendo y qué dolores estás sanando y estudia muy bien las razones por las cuáles no se está haciendo nada al respecto.

 

 

Esta parte del sitio es sólo para fines informativos. El contenido no constituye una asesoría legal.

Comentarios


Atrás