CENTRO DE REDACCIÓN



Las cinco cosas que debes saber y que te protegen como consumidor

Septiembre 13, 2016 11:56 AM |
Alcance_legal

Hace ya unos años el gobierno nacional expidió la Ley 1480 de 2011; ley que actualizó el Estatuto del Consumidor. Con la mencionada ley, el Estado reforzó los derechos en cabeza de los consumidores y estableció responsabilidades importantes para los productores y proveedores, reconociendo y protegiendo los derechos de los consumidores como ningún país en Latinoamérica.

Celebrando los cinco (5) años de expedición de la mencionada Ley,  hoy te contamos los cinco aspectos más relevantes que como consumidor debes tener en cuenta para hacer valer tus derechos.

1. Principio de Información y publicidad engañosa

La Ley establece como uno de sus pilares el principio de información, entendido este como el deber de los productores y proveedores de suministrarle al consumidor una información mínima sobre el producto y/o servicio; además establece la Ley que esta información debe ser clara, veraz, suficiente, oportuna, verificable, comprensible, precisa e idónea.

En ese sentido, el consumidor debe saber que tanto el productor como el proveedor son responsables por la información que le suministran al consumidor; así como la que no le suministren. Por lo anterior,  bajo este principio quien actúe como consumidor tendrá el derecho de verificar que la información que le entreguen sea real y suficientemente clara para no inducir al error.

Como consecuencia del principio de información, la publicidad se vuelve vinculante. En ese sentido, el anunciante será responsable de los perjuicios ocasionados por publicidad engañosa o en caso de que no cumpla las condiciones objetivas anunciadas. De acuerdo con lo anterior, la publicidad dada por el anunciante no sólo debe ser cierta, real y pertinente, sino que además debe ser entendida por un consumidor medio.

2. Responsabilidad solidaria del productor y el proveedor

Uno de los aspectos más relevantes que introdujo la mencionada Ley es la responsabilidad solidaria del productor y el proveedor del producto y/o servicio por la garantía de calidad e idoneidad de los mismos.

En ese orden de ideas, se deberá entender como calidad la condición del producto y/o servicio cuando cumple con las características inherentes y las atribuidas al mismo por la información suministrada. Por otro lado, se deberá entender como idoneidad la aptitud del producto y/o servicio para satisfacer las necesidades para las cuales fue creado y comercializado.

Finalmente, es importante resaltar que el término de garantía es el que establezca la Ley o la autoridad competente, de no haber regulación al respecto y de no ser indicada por el productor y proveedor, la garantía será de un (1) año. Sin embargo, el productor o proveedor no estará obligado a cumplir con la garantía cuando se demuestre que el defecto proviene de una fuerza mayor o caso fortuito, el hecho de un tercero o el uso indebido del bien; entendiendo como uso indebido el manejo incorrecto o manipulación errónea de las instrucciones otorgadas por el productor o proveedor.

3. Derecho de retracto

Se entiende como derecho de retracto la posibilidad que tiene el consumidor de reversar una compra que haya hecho en línea dentro de los cinco (5) días siguientes a la fecha en la que efectuó la compra de un producto y/o servicio que por su naturaleza no deban consumirse o no hayan comenzado a ejecutase antes del mencionado plazo.

Según la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) el derecho de retracto opera únicamente en estos casos: (i) en los contratos de compra de bienes o servicios mediante sistemas de financiación en los que directamente el productor o proveedor otorga financiamiento; (ii) en la venta de tiempos compartidos; (iii) en las ventas a distancia y; (iv) en las ventas bajo métodos no tradicionales. 

Es importante tener en cuenta que si el consumidor hace uso de su derecho de retracto, éste deberá devolver el producto comprado y asumir los costos del reenvío.

4. Protección contractual del consumidor

La Ley establece protecciones especiales para los consumidores en los contratos que éste firme. En consecuencia la Ley estipula que las condiciones generales de los contratos serán interpretadas a favor del consumidor y en caso de duda prevalecerá la interpretación más favorable; prohibiéndole al productor y proveedor las modificaciones unilaterales del contrato.

Además de lo anterior,  la Ley prohíbe expresamente la inclusión en los contratos de cláusulas abusivas, entendidas éstas como aquellas que producen de manera injustificada un desequilibrio en perjuicio del consumidor.

5. No se necesita la factura para realizar un cambio

Si bien la Ley define la factura como la constancia de realización de la operación o transacción, la misma Ley aclara que la expedición de ésta y su presentación posterior no es obligatoria para que un consumidor haga exigibles sus derechos. Es así como para un cambio de una prenda la presentación de la factura no será condición para hacer valer los derechos contenidos en la Ley.

En ese orden de ideas, la SIC ha entendido que el único evento en la que un establecimiento puede negarse a realizar un cambio es cuando el consumidor no puede demostrar, bajo ninguna manera, la realización de la compra.

 

Esta parte del sitio es sólo para fines informativos. El contenido no constituye una asesoría legal.

Comentarios


Atrás