CENTRO DE REDACCIÓN



Cómo crear un presupuesto cuando sé es independiente

Septiembre 20, 2016 10:45 AM |
Alcance_legal

Si los independientes pueden llegar a coincidir en algo es que su forma de vida les da la oportunidad de mantener una gran flexibilidad laboral, lo que les permite manejar su tiempo y determinar sus prioridades como ninguna otra persona. Sin embargo, no es sólo en la libertad de manejar su tiempo en lo que todos los independientes coinciden, pues manejar un presupuesto cuando se es independiente puede llegar a ser un dolor de cabeza.

Con los ingresos variando cada mes, preparar un presupuesto puede ser no sólo difícil sino algunas veces imposible, pues no siempre vas a obtener los mismos ingresos pero si vas a gastar lo mismo o más cada mes. Sin embargo, tener un presupuesto determinado que incluya los gastos mínimos, un colchón para imprevistos y un ahorro mensual para el futuro puede ahorrarte no sólo dinero sino preocupaciones innecesarias.

Primer paso: Determina lo que te estás gastando

Antes de poder crear un presupuesto mensual necesitas establecer a ciencia cierta cuánto dinero te estás gastando y en qué. Guarda todas tus facturas y recibos, crea una tabla de Excel con el tipo de gasto y el valor de cada uno y de esta manera podrás tener un registro de tus gastos a fin de establecer cuáles de ellos son recurrentes y cuáles no.

Una vez tengas la información suficiente sobre tu patrón de gasto, agrúpalos en categorías diferentes según su tipo y añade el valor del gasto incurrido por cada concepto.  Si por ejemplo pagas medicina prepagada o algún tipo de seguro que sea pagado anualmente, te recomendamos dividir el total por doce meses e incluirlo en cada presupuesto mensual.

A manera de ejemplo, puedes agrupar los siguientes gastos en un solo grupo:

Las categorías o grupos que escojas para agrupar tus gastos dependerán de tu estilo de vida y la forma en la que gastas. Pero, agruparlos de esta manera puede ayudarte a comenzar. 

Segundo paso: Crea un presupuesto base

Ya sabes en qué te estas gastando el dinero, ahora tu objetivo es crear un presupuesto de supervivencia y un presupuesto ideal. El presupuesto de supervivencia es el presupuesto base, es el mínimo de ingresos que debes percibir para sobrevivir, por lo que no deberá incluir gastos innecesarios. Ese presupuesto lo debes considerar como el peor escenario. Por el contrario el presupuesto ideal puede ser mucho más amplio y puede cubrir gastos innecesarios como ocio y entretenimiento.

Examina tus gastos y regístralos por categorías, elimina todos los gastos opcionales y agrega los necesarios para establecer tu presupuesto base mensual. Una vez hayas realizado lo anterior, puedes agregarle los gastos de ocio y entretenimiento junto con los niveles de ahorro que decidas tener. Con eso deberás tener un gasto mensual total para tus gastos mínimos e ideales.  

Tercer paso: optimiza lo que más puedas

Ahora que tienes tu presupuesto mensual base actualizado y en orden, debes echarle un ojo a tus ingresos mensuales en promedio, ya que como independiente tus ingresos pueden variar mes a mes. Por eso, te recomendamos dividir tus ingresos anuales en doce para sacar el ingreso promedio mensual con el fin de hacer el proceso más fácil. Si eres de esas personas reacias al riesgo o no tienes ningún colchón en ese preciso momento, entonces es mejor que decidas tomar como ingreso base mensual el ingreso más bajo que percibiste durante el año.

Aun así, debes estar preguntándote cómo tu ingreso base mensual se empareja con tu presupuesto de supervivencia y tu presupuesto ideal.  Este ejercicio te da una visión realista de cómo están tus finanzas, pero si tu ingreso está por debajo del presupuesto de supervivencia, entonces necesitas pensar acerca de cómo hacer y qué más hacer para emparejar los números.

¿Hay otras partidas que puedo remover presupuesto?, ¿puedo reducir los gastos recurrentes?, ¿tengo la posibilidad de aumentar mis ingresos para emparejar los números y mantenerme a flote? Todas estás preguntas son las que te debes hacer para que puedas establecer en qué partidas y en cuáles categorías o grupos puedes reducir gastos y optimizar tus ingresos.

Cuarto paso: ponte un salario

Es recomendable que dentro de tus presupuestos, tanto el de supervivencia como el ideal, te incluyas un salario, por bajo que sea. Puedes hacer esto de una manera muy sencilla, enviando las cuentas de cobro correspondientes a tus clientes y transfiriendo una suma fija como salario a tu cuenta personal de manera mensual.

Tu principal objetivo es igualar tus ingresos con tus gastos, por lo que cualquier ingreso adicional que hagas en un buen mes lo debes enviar a la categoría de ahorro, cuenta que te servirá como colchón financiero y como emergencia para próximos períodos no tan lucrativos.  

Quinto paso: haz un plan a largo plazo

Si eres lo suficientemente capaz de ganar lo suficiente para soportar tu estilo de vida, entonces con el tiempo también podrás ser capaz de construir un ahorro suficiente para cualquier cosa que elijas (estudios, vivienda, etc.). Si utilizas los ingresos adicionales de manera inteligente, en lugar de gastártelos sin consideración alguna, entonces puedes ir modificando tus presupuestos a medida que tus circunstancias y tus necesidades van cambiando.

Con los niveles de desempleo e informalidad subiendo, ya muchos se encuentran trabajando bajo el modelo de contratista independiente y con los deseos de libertad de los “Millenials”, quienes se están convirtiendo rápidamente en el segmento laboral activo más grande, el aumento de trabajadores independientes no cae por sorpresa. Pero las dificultades que enfrentan los independientes para tratar de balancear sus ingresos y gastos si es real y las próximas generaciones deberán prestarle más atención a la planeación de sus finanzas.  

 

Esta parte del sitio es sólo para fines informativos. El contenido no constituye una asesoría legal.

Comentarios


Atrás